LA BODEGA

Los Isidros

Ubicada en Los Isidros, dentro del Parque Natural de las Hoces del Cabriel (Provincia de Valencia) Bodegas José V Pardo emerge de las tierras de la Albosa, el poderío de estas tierras y sus viñas.

Nuestros vinos están elaborados artesanalmente siguiendo una trazabilidad desde el cultivo de las uvas en la viña, pasando por el proceso de elaboración y culminando en la botella.

El cultivo de la vid se hace de una manera totalmente respetuosa con la naturaleza: sin utilizar productos fitosanitarios para combatir las plagas y utilizando estiércol para el abonado.

De esta manera, la modernidad se coloca al servicio de la creación de un vino tradicional con personalidad, un vino auténtico.

RECOLECCIÓN

La recolección se hace diferenciando las parcelas, todas dentro del Parque Natural de las Hoces del Cabriel, permitiendo que se conserve el sabor concreto de cada una de ellas. Vendimiamos de forma manual y así conseguimos que el grano llegue entero a la bodega para que sufra lo menos posible utilizando cajas de 15Kg.
El proceso se inicia en el momento justo considerando las variaciones climáticas del año y que con la experiencia lo hemos hecho óptimo para que el inicio de la fermentación sea el más apropiado.

MACERACIÓN

Cuando las uvas llegan a bodega el despalillado obligatorio y el estrujado suave dejando algunas bayas enteras van a iniciar una formidable fermentación del mosto.  Se logra así un vino de altísima calidad con el que todas sus propiedades se conservan intactas puesto que no se utiliza ningún tratamiento químico ni fitosanitario en el viñedo. Tampoco se realizan rectificaciones de ningún tipo. Nuestro vino se basa en la calidad de la tierra y del racimo de la uva. Cada uno de los depósitos de fermentación contiene las uvas de una determinada parcela de terreno, desde los cuales se procede a una maceración muy larga. Esto se hace para conseguir una mayor extracción de color, aromas y unos taninos nobles que nos aportarán una buena carga polifenólica, temperatura controlada y mediante un exclusivo sistema de remontados manuales.

CRIANZA

La crianza se hace en barricas nuevas de roble francés “Allier” durante un mínimo de ocho meses y un máximo de dieciséis meses. A continuación, en botella está un mínimo de doce meses más.

Cuando, por medio de las catas, consideramos que el vino ha alcanzado su madurez, se procede al embotellado. Después se guarda el embotellado en nuestras cavas junto con los corchos naturales de los alcornocales del Parque Natural de Sierra Espadán, que favorecen que el sabor se afine hasta alcanzar el punto óptimo.

3200 BOTELLAS en 2017
8000 COMIDAS FELICES
10000 BRINDS
12000 KILOS RECOGIDOS